CEPSA - Gasóleos Alicantinos S.L. - Racuda S.L. - Servicios - gas

Servicios - gas

Preguntas frecuentes sobre el gas propano

Desde CEPSA - Gasóleos Alicantinos S.L. - Racuda S.L. resolvemos todas sus dudas sobre el gas propano. Para ello, le ofrecemos un breve resumen de sus características y respondemos a las preguntas más frecuentes desde nuestras instalaciones de Alicante.

El propano es un hidrocarburo. Se compone de hidrógeno y carbono, componentes extraídos del petróleo cuando se refina, o del gas natural y otros gases asociados, en los yacimientos de petróleo. Si su estado natural es gaseoso, cuando se le somete a temperaturas ambientales y a bajas presiones se licua. Esto implica que el gas propano puede reducir su volumen hasta 250 veces, lo cual facilita su transporte, manipulado y almacenaje. En estado gaseoso, el gas propano pesa el doble que el aire, mientras que en estado líquido, su volumen es la mitad que el agua. 

El gas propano además, forma parte de las energías con más alto poder calorífico y puede alcanzar una temperatura de llama de unos 1900 ºC en aire y de 2800 ºC en oxígeno.

Para una combustión óptima, el propano debe permanecer en su estado gaseoso. Como a partir de 44 grados bajo cero se licua, es idóneo para instalaciones al aire libre y en zonas frías, donde nunca llega a este estado.

Como es naturalmente inodoro e incoloro, al propano se le añaden derivados de azufre como medida de seguridad, para detectar las posibles fugas gracias a su olor inconfundible.

Es importante saber que el propano no es tóxico, su combustión es limpia y no produce hollín ni humo, contribuyendo así, a preservar el medioambiente.

CEPSA - Gasóleos Alicantinos S.L. - Racuda S.L. almacenaje de gas propano
Preguntas frecuentes

¿Cuál es la diferencia entre el gas propano y el gas butano?

Principalmente, se diferencian en las temperaturas de licuado, es decir, su paso del estado gaseoso al líquido. Mientras que el propano se licua a 44 grados bajo cero, el butano lo hace a 0 grados.

Por lo tanto, las condiciones ambientales influyen en el almacenamiento de cada producto. El propano es ideal para zonas frías o instalaciones exteriores, y el butano, para instalaciones interiores o zonas más cálidas.

¿Cómo se almacena el gas?

El gas propano es una de las energías más cómodas del mercado, ya que puede suministrarse a granel en depósitos de gas individuales o mediante un sistema de canalización, sin que sea necesario que la instalación esté situada cerca de un gasoducto.

Gas a granel: en un depósito individual, para dar servicio a una vivienda, comercio, industria o explotación agrícola.

Tipos de depósitos:

  • Aéreo: en un espacio abierto, como una azotea, una zona verde, etc.
  • Enterrado: oculto, bajo tierra.
  • Capacidad: de 1.029 kg a 10.227 kg de carga útil.
  • Instalación: sencilla y económica, pensada para que usted no tenga que preocuparse de nada. Se adapta a las necesidades de cada cliente.
  • Gas canalizado: el depósito se ubica en una zona comunitaria, con el fin de satisfacer las necesidades de energía de un edificio de viviendas, urbanización o población.

El gas propano canalizado se suministra a través de un contador de gas individual, que registra el consumo de cada usuario. Los contadores deben cumplir la normativa vigente, de manera que cualquier usuario puede acceder fácilmente a la lectura del consumo de gas para el control del gasto. El cobro del consumo se hace mediante recibo bancario.

Tipos de depósitos:

  • Aéreo: en un espacio abierto, como una azotea, una zona verde, etc.
  • Enterrado: oculto, bajo tierra.
  • Capacidad: de 1029 kg a 10227 kg de carga útil.
  • Instalación: CEPSA cuenta con un grupo de técnicos que cooperan y asesoran a arquitectos, promotores y constructores desde el inicio hasta la finalización de la obra. Las instalaciones para el uso de gas propano son sencillas y económicas, pensadas para adaptarse a sus necesidades.
Si desea ponerse en contacto con nosotros puede hacerlo a través de nuestra web o llamando al teléfono:
Tlf. 965 110 551